"Magdalenas" esqueleto

"Trick-or-treat", Truco o trato, era una leyenda popular de origen céltico la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de entes precedentes de todos los reinos espirituales.  Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente "truco o trato".  La leyenda asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que éste tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de Jack O'Lantern, con el que se conocen las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer "truco", que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda.  Como protección surgió la idea de crear en las calabazas, formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espectro.


Desde hace años esta fiesta que se celebra principalmente en los Estados Unidos nos invade, las actividades típicas de Halloween con el famosos truco o trato, las fiestas de disfraces, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo, las películas de terror, las recetas de cocina, en fin...que es casi imposible resirtirse a esta fiesta.


Después de preparar algunas recetas para la ocasión, acabo con un dulce, también muy terrorifico, aunque no es más que el disfraz para unas magdalenas, del rico bizcocho 1, 2, 3.



No tenía demasiado tiempo, y decidí plasmar este esqueleto sobre unas magdalenas con la receta del bizcocho 1, 2, 3, en 20' minutos estaban listas.   Para darles más realismo les puse colorante rojo, y el frosting, riquísimo por cierto, fue el mismo que hice para estos cupcakes de chocolate.  El esqueleto lo hice con fondant, como he dicho me apremiaba el tiempo, mi idea era hacerlo con glasa que es lo mio (siempre inundada en glasa), con la misma técnica que hice el galletón para Caty, pero necesitaba unas horas de secado y después volver para colocarlo, así que empecé a modelar huesecitos, y para que no se me olvidara ninguno seguí esta plantilla, que también se puede utilizar dibujandola sobre papel de horno, dándole la vuelta y seguir el dibujo con glasa.


Y por este año, nos despedimos de Halloween, esperando a los niños disfrazados pidiendo dulces de puerta en puerta, llegar a un "trato" con ellos a cambio de unos caramelo.

  
María.
Related Posts with Thumbnails