Ketchup casero en el taller de Slow Food

Ya conté en la entrada de las quesadillas, que el taller de Slow Food hacía referencia a la cocina Americana, gran icono de la fast food, a la que es fácil asociar al ketchup. 
La comida rápida se acompaña generalmente de salsas y entrantes o acompañamientos que aportan sabores muy intensos y una cantidad elevada de sal.  Este tipo de sabores enganchan y estimula el apetito para seguir comiendo, por lo que el ketchup casero es una salsa compuesta por tomate en cuaquiera de sus presentaciones (natural, puré, pasa o concentrado) sazonado con vinagre, azúcar y sal, además de diversas especias y condimentos.
Uno de los objetivos de Slow Food es fomentar la educación del sentido del gusto, incluyendo sabores suaves y naturales. Cuando se abusa de sabores tan intensos, no se aprecian los sabores naturales de la comida tradicional, a esto hay que añadir que los sabores intensos estimulan el apetito y provoca un aumento de la ingesta, por lo que podemos dedicar un tiempo para preparar nuestro propio ketchup casero, con tomates naturales, manteniéndolo en la nevera como el que comercializa, para utilizar en una preparación rápida como condimento muy saludable sin conservantes ni aditivos.



Ingredientes:
700 gr. de tomates triturados o tomates maduros (preferiblemente de pera)
media cebolla
1 diente de ajo
2 cdtas de aceite de oliva
75 gr. de azúcar moreno
50 ml de vinagre blanco
1/2 cdta. de sal
1 pizca de pimienta molida
una cucharadita de pimentón dulce
1 pizca de canela, 1 pizca de clavo en polvo, (o una rama de canela con un clavo pinchado)
Elaboración: 
  1. En caso de utilizar tomates de pera, escaldarlos unos minutos, pelarlos, trocearlos y quitarle las pepitas, reservar.
  2. Picamos la cebolla en trozos pequeños y la rehogamos a fuego medio hasta que adquiera un tono dorado. Añadimos el resto de ingredientes y lo dejamos cocinar a fuego lento (sin tapar), removiendo de vez en cuando, hasta que el tomate haya reducido y adquiera una consistencia sólida.
  3. Pasamos la salsa a un bol y lo batimos hasta obtener una consistencia fina. Lo dejamos enfriar y lo guardamos en el frigorífico.
Elaboración con Thermomix:
  1. Poner en el vaso los tomates pelados cortados en trozos grandes, la cebolla y el ajo. Trocear programado 3 segundos, velocidad 4.
  2. Retirar el cubilete y en su lugar poner el cestillo, y programar 20 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.
  3. Retirar el cestillo y poner el cubilete, triturar 1 minuto velocidad 5-10.
  4. Dependiendo del agua que tengan los tomates, habrá que programar unos minutos más, temperatura varoma y velocidad cuchara hasta que se obtenga la textura adecuada.
  5. Pinchar el clavo en un extremo del palito de canela y añádelo al vaso. Agregar el vinagre, el azúcar moreno y la sal. Programa 40 min temperatura 50 velocidad cuchara.
  6. Retirar la canela y el clavo, dejar enfriar y guardar en el frigorifico.
 
 María.
Related Posts with Thumbnails