Albóndigas con sorpresa

Felices son en casa cuando llegan, abren la olla, y... ¡que bien!, ¡albóndigas!.  Cuando fueron llegando a la mesa los platos, los comentarios eran:  ¡menudas albóndigas!, ¡que albondigones que te han salido!, pero es que dentro tenían sorpresa,  un huevo de codorniz.


La receta, la misma que mis albóndigas de siempre, que en su día también las vestí de fiesta, y ahora, con sorpresa, hirviendo dos docenas de huevos de codorniz (para 1 Kg.de carne mezclada), que envolví con la carne, formando las albóndigas.


Solo que estas albóndigas mejor no congelarlas, ya que el resultado del huevo hervido congelado no da buen resultado.

María.
Related Posts with Thumbnails