Aprendiendo a decorar galletas

Seguramente a estas horas ya están manos a la obra haciendo galletas sin parar, como si no tuvieramos tiempo, ni ocasiones para ello;  Lo dicho "esto engancha".

He impartido un taller para decorar galletas, les gustaba mis galletas, y querían aprender, lo veían tan complicado, "veían", porque se han ido más contentas con sus galletas, derechitas a los supermercados que estén abiertos un sábado por la tarde para no perder tiempo.  Al principio estábamos muy habladoras, luego hemos tenido "momento concentración", y por último no queríamos ni parar para un "cafetito", porque teníamos muchos galletas para decorar.  Y como les hacía ilusión salir en mi blog, (no suelo poner fotos mías), pero para que se vean, y veáis lo que hemos trabajado, aquí os dejo unos fotos.  

Como yo era la que lo organizaba, he preparado unas cajas para transportar las galletas, que menos, han salido de pastelería, con un kit para principiantes, y aunque sé que visitan mi blog, he impreso las recetas de mis galletas para que lo tuvieran a mano con la fotos de mis Bob Esponja, de los que me siento orgullosa, sin pensar el trabajo que me llevaron.
 

"Momento concentración" del que os hablaba.


Y aquí estamos en grupo, de izquierda a derecha, Encarna, Julia, Expe, Alica, yo, Begoña, Dolores, y MªJose.


 Y aquí "las galletas".


La última la he hecho yo con uno de los moldes que me traje de mi viaje.


Algunos comentarios con los que nos hemos reído:
  • "es una pena, ahora tendremos que pagar a un -gordologo-, para quitarnos los kilos que aumentemos comiendo galletas"
  • de mi hermana: "la sangre tira, y yo tengo linea directa para hacer un pedido"( no sabe nada)
  • para perfilar "no llaméis -borde- es "contorno", hay que ser profesionales.
  • "espero no me salga ningún compromiso, que tengo que decorar galletas sin parar".
  • No se podía tirar nada, ni lavar las mangas pasteleras, se ha repartido la glasa que ha sobrado para continuar en casa, intercamiandose los colores como si fueran cromos.
Y mientras tanto sonando los móviles de los maridos, reclamando ayuda con los niños;  En fin, nos lo hemos pasado muy bien.  Ahora empezará la invasión de las galletas.  Espero veros en el próximo.

María.
Related Posts with Thumbnails