Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar todo un Pastel Invertido

La coca de piña, como la llamamos en casa, no la suelo preparar yo, porque la hace mi madre riquísima, la receta no es la misma, yo he preparado la receta que nos han facilitado, pero en otra ocasión lo prepararé con el bizcocho que siempre hemos comido en casa.   (De todas maneras con esta variación, no ha durado ni un plis.)

Uno de los más tradicionales es el Pastel invertido de piña, muy popular en los años 20 en Estados Unidos, debido a que la piña en conserva estaba muy de moda en aquellos años, y fue precisamente en 1920 cuando apareció por primera vez una receta de este delicioso pastel.

La piña en conserva se encontraba a un precio muy bajo y las recetas en torno a ella no dejaban de sucederse, pero este pastel se hizo tan popular que cuando una de las compañías más populares envasadora de piñas en Estados Unidos organizó un concurso de recetas, recibió más de 2500 recetas de este pastel mismo pastel.

Hoy en día podemos encontrarnos muchas versiones de él, con distintas frutas y distintos tipos de masas.

Es un pastel que tienen muchas posibilidades y que lo podemos adaptar a los gustos de cada uno de nosotros, tanto en el topping, como en el relleno de la masa, que también podemos hacerla de chocolate, con algún que otro sabor, especias, teñir la masa, etc.
También el modo de presentación puede cambiar y podemos optar por las versiones individuales.


PASTEL INVERTIDO DE PIÑA
Ingredientes:
Para el topping o cubierta:
60 gr. de mantequilla
80 gr. de azúcar blanca
80 gr. de azúcar morena
550 gr. de piña en almibar *
cerezas en almíbar para decorar

Para el bizcocho:
195 gr. de harina de repostería
2 cdtas. de levadura en polvo
1/4 cdta. de sal
120 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar
1 cdta. de extracto de vainilla
2 huevos
120 ml. de leche

* Hay que secarla muy bien y retirar el máximo posible de líquido, para que no humedezca el pastel en exceso.

Elaboración:
Para un molde de unos 23 cm. Horno a 180º
  1. Colocar los dos tipos de azúcar y la mantequilla en una cacerola pequeña y lo cocinar a fuego medio durante hasta que todo se haya disuelto y adquiera una textura homogénea. Seguidamente dejar cocer un poco más hasta que veamos que el azúcar empieza a caramelizar, unos minutos.
  2. Seguidamente retirar del fuego y verter sobre el molde que vayamos a utilizar, el cual previamente habremos engrasado, colocar encima los trozos de piña y las cerezas en el centro, o cualquier otra fruta que vayamos a utilizar, y reservar.
  3. En el bol de la batidora eléctrica batir la mantequilla y el azúcar hasta que quede esponjosa y suave, una vez obtenida esta consistencia añadir el extracto de vainilla y seguir batiendo, continuar añadiendo las yemas de los huevos de una en una, batiendo bien después de cada adicción.
  4. Mezclar la harina, la levadura y la sal y la añadir a la masa anterior, en tres veces, alternándola con la leche y batir hasta incorporar todos los ingredientes.
  5. En otro bol, batir las claras hasta montarlas y obtener una textura de pico firme.
  6. Incorporar las claras montadas a la masa, harcelo en dos veces, y con la ayuda de una espátula ir  integrando pero con cuidado de no batirlo en exceso.
  7. Verter nuestra masa sobre el molde, alisar la parte superior y hornear durante 50 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar el pastel y veamos que el palito sale limpio.
  8. Una vez tengamos el pastel horneado, sacarlo del horno y lo dejalo enfriar dentro del molde, unos 10 minutos. Seguidamente desmoldarlo y lo dejarlo enfriar por completo.


María.


Related Posts with Thumbnails