Tarta Sacher

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tarta de chocolate típica de Austria. Consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro por encima y los lados. Se suele acompañar nata montada.

Fue inventada en 1832 por Franz Sacher, entonces joven aprendiz de repostería, para deleitar a un selecto grupo de invitados del príncipe Klemens Wenzel von Metternich. Tras pasar 16 años trabajando en Bratislava y Budapest, Sacher volvió a Viena y abrió una tienda de delicatessen y vinos. Eduard, el hijo mayor de Franz Sacher, fue aprendiz de repostero en la confitería vienesa Demel. Allí empezó a confeccionar la tarta de su padre en la forma que hoy se conoce. En 1876 fundó el Hotel Sacher, todavía hoy existente, y comenzó a vender la Sachertorte. 

Hace tiempo que no la preparaba, es un poco laboriosa, pero el resultado ni que decir tiene que vale la pena, es un magnífico arsenal de energía, y es una pena, pero también una bomba de calorías (no se puede tener todo), aún así no dejéis de probarla y luego darse un largo paseo para no tener remordimientos de conciencia.


Ingredientes:
120 gr.de mantequilla
100 gr.de azúcar glass
120 gr.de chocolate fondant
6 huevos
100 gr.de azúcar
120 gr.de harina
1 pizca de vainilla
mantequilla
harina para el molde
175 gr.de mermelada de albaricoque

*Para el almibar:
100 gr.de azúcar
1 tacita (de café) de agua
3 cucharadas de Kirsch

*Para el glaseado:
100 gr.de chocolate fondant
75 gr.de mantequilla

Elaboración:
  1. Montar la mantequilla reblandecida con el azúcar glass, hasta que quede un compuesto espumoso.
  2. Separar las claras de las yemas e incorporar éstas últimas a la mantequilla de una en una y mezclando suavemente con una espátula.
  3. Trocear el chocolate, fundirlo al baño María, o en el microondas (poco a poco para que no se nos queme), añadirlo a la mezcla anterior, vertiéndolo a chorrito y removiendo con suavidad.
  4. Incorporar la harina y la vainilla tamizada, y por último añadir las claras, previamente montadas a punto de nieve con los 100 gr.de azúcar, mezclando con suavidad.
  5. Untar con mantequilla un molde de bizcochos (de 24 cm.) y enharinarlo.  Verter la masa y cocer en el horno, precalentado a 180ºC, durante unos 40 minutos, vigilar con un palillo que este totalmente hecho.  Cuando el bizcocho esté cocido desmoldarlo, y dejarlo enfriar sobre una rejilla.
  6. Mientras, preparar el jarabe calentando unos minutos el azúcar con el agua, hasta obtener un jarabe claro.  Retirarlo del fuego y agregar el Kirsch.   Dejar enfriar.
  7. Preparar el glaseado, fundiendo al baño María el chocolate y la mantequilla troceados.  Reservar caliente.
  8. Cortar el bizcocho por la mitad, empapar con el jarabe y cubrirlos con una fina capa de mermelada.  Montar el bizcocho de nuevo en su forma inicial.
  9. Disponer en el plato donde vamos a presentar, colocando debajo unas tiras de papel de horno para no manchar el plato con el chocolate.  Bañarlo completamente con el glaseado.  Dejar enfriar y se  suele servir con un poco de nata sin azúcar.




La decoración de la tarta como más nos guste.  Yo la decoré como se suele presentar, derritiendo un poco de chocolate blanco y escribiendo su nombre encima.  Aunque tengo que decir que en casa fue motivo de risas que pusiera su nombre a la tarta, que se le va hacer, cuando la comían ya se habían olvidado.



He topado con este concurso de chocolate y como no será por chocolate en esta receta, pues ahí está, seguro que añadiremos muchas nuevas a nuestro recetario-  El concurso lo organiza Carolina del Blog Carolchequebo 
María.
Related Posts with Thumbnails