Cocido Madrileño

Después de haber estado dos días en Madrid, sin publicar ninguna receta, os cuento uno de los privilegios gastronómicos de los que disfrutamos .

Cuando vamos a la Capital, aparte del desayuno, que tengo sagrado comer porras, por aquí no hay, y me recuerdan a mi niñez, vamos probando tabernas o restaurantes, está vez a pesar de que hacía un sol de justicia, ya teníamos pensado ir a comer cocido madrileño, y estuvimos en una Taberna del barrio Opera-Santo Domingo, denominado "La Bola", concretamente en la C/Bola, nº 5. Donde comimos lo típico del local, un genial cocido madrileño, preparado con esmero y a la antigua usanza. Se sirve en el mismo puchero que se cocina, de forma individual, y con fuego de leña de encina. Todo ello aconsejado de forma impecable y familiar por nuestro camarero Luis, un saludo a él que incluso nos enseñó la cocina y nos dio todo tipo de explicaciones al respecto. En primer lugar te sirven una sopa de fideos, después te sirven los garbanzos, con su correspondiente chorizo, tocino, un trozo de morcillo, y gallina, acompañados con repollo rehogado. En un plato aparte para acompañar a los garbanzos te ponen unas guindillas en vinagre, cebolletas y un cuenco de tomate frito con comino. De postre nos recomendaron los buñuelos de manzana, que a pesar de estar bastante llenos, dejamos el plato limpio.
Ésta foto es en la cocina, con los pucheros donde se hacer los garbanzos.

En fin, como dice su publicidad "un lugar entrañable, una comida inolvidable en el Madrid más clásico.

Nuestro camarero nos atendió muy bien, me dio unos folletos con la receta del cocido, pero creo que lo dejaré para el otoño, porque cualquiera se va a trabajar después de comerse un plato de estos, con las temperaturas que estamos teniendo.

Pongo un dato curioso de su historia, según se cuenta en los periódicos de principio de siglo en "La Bola" se podían comer tres tipos de cocido: a las doce del mediodía, el de 1,15 pesetas, para obreros y empleados; a la una de la tarde, el de 1,25 pesetas, que ya llevaba gallina, y era el preferido de los estudiantes; y a partir de las dos, el de carne y tocino, elegido por periodistas y senadores.

Hoy puedes ir cuando está abierto, y puedes comer un plato de cocido, unos buñuelos de manzana, con un refresco, por unos 30,00€.

Éste tulipan lo fotografié en el Paseo del Prado, que tenía unos macizos de tulipanes preciosos, lástima que duren tan poco, por eso ahora yo lo he inmortalizado.

Buen fin de semana!
Related Posts with Thumbnails