Ensalada templada de queso de cabra con hierbas arómaticas y aliño de nueces

En primer lugar, si pensamos en ensalada = operación bikini, está no es la receta, porque "light" lo que se dice, no és.

Y en segundo lugar, con el queso calentito, y el aliño de las nueces tostadas con el aceite..., ¡a vivir que son dos días!.



Ingredientes para el queso:

1 rulo de queso de cabra (200g)
1/2 cucharadita de tomillo
1 pizca de salvia u orégano
1 pizca de pimienta negra finamente molida
sal



Ingredientes para la ensalada:

150 g. de rúcula, espinacas o lechugas variadas


Ingredientes para el aliño:

1 cucharada de vinagre
2 cucharaditas de mostaza de Dijon o a la antigua
1 puñado de nueces tostadas
60 ml.de aceite de oliva
pimienta negra recién molida
sal


Elaboración:

  1. Tostar las nueces, extendiéndolas sobre una placa de horno, y tostándolas, removiendo una vez a 180ºC, hasta que estén ligeramente doradas. (unos 12 minutos)
  2. Cortar el queso en rodajas. Mezclar las hierbas aromáticas junto con la sal y la pimienta.
  3. Rebozar el perímetro de las rodajas de queso con la mezcla anterior. Disponer en una bandeja de horno y reservar.
  4. A continuación, sí no están lavadas las hojas verdes que vayamos a utilizar, lavarlas y secarlas, retirando todo el posible agua que puedan tener.
  5. Preparar el aliño: en un bol pequeño mezclar la mostaza, el vinagre y una pizca de sal y pimienta. Triturar las nueces y el aceite con un batidor electrónico hasta obtener una mezcla fina. Añadir a la mostaza, y remover lentamente. Sazonar al gusto con la sal y la pimienta.
  6. Precalentar el horno a 120ºC. Hornear el queso hasta que esté caliente y blando (unos 10 minutos). Mientras, aliñar las verduras en un bol grande hasta que las endibias estén cubiertas.
  7. Distribuir en una fuente, o en platos individuales.

Bon Profit!

Greixonera dulce



Ya falta menos pies que quitar a la "jaia Corema", y para que llegue la Semana Santa. Hoy no he comido en casa, por lo que pongo un postre que es típico de Semana Santa, o por lo menos eso me dijo una tía de mi marido que era una estupenda cocinera, y de la que tengo algunas recetas.
Es muy parecido a los puddings, supongo que su nombre viene de que se prepara y cocina en una cazuela de barro "greixonera".
Ahora que público la receta, espero que mi hermana (que le encanta este postre), no tenga excusa, para decir que no encuentra la receta, y que le apetece volver a comer...
Creo que ya lo he comentado alguna vez, en casa se aprovecha todo, la semana pasada hice una ensaimada, que estaba buena, pero su aspecto no era el apropiado, por lo que decidí reciclarla. La original se prepara con biscuits, pero ahora no es tan fácil encontrarlos, con ensaimadas sale perfecta.

Ingredientes: (para una greixonera aprox.de 25 cm)
600 g. bollería, cocas o ensaimadas -como mínimo del día anterior- (como último recurso se pueden compran unos paquetes que hay en Mercadona, pero realmente ensaimadas, lo que se dice ensaimadas, no són, pero para esta receta va bien.)
12 huevos
canela
la ralladura de un limón
150 g de azúcar
1 l.de leche

Elaboración:
  1. Rallar la piel del limón.
  2. Batir groseramente los huevos y añadirlos a la leche que previamente le habremos incorporado el azúcar, la ralladura de limón y un poco de canela. Integrar bien todo el conjunto.
  3. Verterlos en una cazuela de barro "greixonera", untada anteriormente con manteca.
  4. Trocear la bollería, e ir empapándola en la mezcla anterior.
  5. Precalentar el horno, y cocer a 180º durante una hora, (si se quema la parte superior, cubrir con papel de aluminio).  Comprobar con un palillo si está completamente hecha.  Dejar enfriar.

Related Posts with Thumbnails